sábado, 28 de noviembre de 2009



Hace aproximadamente dos años que el primer número de ALICIA, el boletín de libros que LA TIENDA DE LOPE publicaba y que no era más que un A3 dividido en ocho páginas, dos años digo, hace que salió el número cero. En él se presentaba a la pequeña Alicia del relato de Carroll pasándole todas aquellas cosas raras que empezaron por un conejo que iba con prisa y mirando su reloj hacia la madriguera por la que la pequeña protagonista de este delicioso relato acabó entrando: como una bala y hacia la maravilla.

El librero se hizo cargo de aquella hoja impresa a dos caras y yo aún no estaba en su imaginación. Se presentaba una novedad que se conocía y se daba cuenta de otras que tenían buena pinta y que no siempre cumplían con las expectativas. Leyendo los ALICIA que quedaban por ahí he conocido a Kristof, a Murakami, a McCarthy, Harpur, Argüello, en fin... escritores...

Como discutir con una persona implica dirigirle la palabra tampoco he puesto resistencia a la nueva ocurrencia del librero: ALICIA en el blog. Se trata de una propuesta conveniente para él porque se quita un trabajo de encima que me endosa como me viene endosando tantas cosas. Floto sobre las losas que me echa encima igual que el aceite queda por encima del agua y apenas siento su breve peso, más bien sufro pequeños sustos de los que me recupero con facilidad. Cada nuevo encargo...

El boletín ALICIA, que reseña las novedades editoriales de autores de cualquier lengua original, tendrá a partir de ahora un lugar reservado en este blog. Espero, no obstante, que las letras hispanas lo protagonicen. Aunque creo que aprovecharemos para dar una vuelta por el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios.