jueves, 23 de octubre de 2014

Nº 77

José Carlos Rosales (Granada, 1952) es poeta y doctor en Filología Hispánica. Ha publicado los poemarios El buzo incorregible (1988), El precio de los días (1991), La nieve blanca (1995), El horizonte (2003), El desierto, la arena (2006) y Poemas a Milena (2011), Premio Internacional de Poesía Gerardo Diego. Una amplia antología de su obra poética ha sido editada por Erika Martínez bajo el título de Un paisaje (2013). Es autor del libro de prosas Mínimas manías (1990) y de las antologías Libro de faros (2008) y Memoria poética de la Alhambra (2011). Es columnista del diario Granada Hoy y algunos de sus artículos y ensayos de crítica literaria han sido recogidos en Los secretos se escriben (2008). Todo esto según la solapa. En la contra nos dicen también que los poemas de esta obra se mueven alrededor del símbolo de viaje (espacial y temporal), con todos sus motivos o derivaciones, y la sensación de aislamiento que invade a los excluidos, exiliados o naúfragos. Tres secciones: EL AIRE, LOS MAPAS y Y EL AIRE DE LOS MAPAS. Transcribo el poema con el que se abre el libro y que tanto me ha gustado, a mí que siempre fui tan dócil, paradigma de la docilidad.



José Carlos Rosales, (2006 - 2014)
Vandalia, 2014.

128 páginas.
11.90 €.















LA VIDA POSTERGADA

Llegó el aire con aires de pereza, 
no hacer nada, mirar lo que se iría, 
buscar en la trastienda un testimonio
de haber estado aquí, no ser de nadie, 
y no encontrar ni sombra de tu nombre:
con la luz de los años se esfumaban
tentativas y ensayos. Vino el aire, 
y era el tiempo, cansino y trabajoso, 
aire para la vida postergada, 
vida irrecuperable, musgo seco:
saber que te equivocas si no escoges
el camino común, la senda dócil.

Todo lo que se pierde está perdido, 
nada de lo que salves queda a salvo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios.