martes, 27 de octubre de 2009

SANTIAGO REGIDOR. Ilustradores de Calleja II.

De las personas humanas su capacidad para no dejar ni rastro es una de las que más me sorprenden. Por no decir la que más. Morir y pasar en poco tiempo a formar parte del todo y hasta ser menos de lo que yo soy. Aún más sorprendente es, sin embargo, que incluso de aquellos que dedicaron su vida a manifestarse artísticamente y por medio de obras, a priori, imperecederas, de aquellos que dejaron tras de sí huellas explícitas de lo que fueron, de aquellos tampoco quede nada. No voy a volverme ciego buscando a los ilustradores de don Saturnino. Prodigio suficiente es ser invisible.

Toca Santiago Regidor. Nacido en 1866 he pescado buena parte de la información que poseo en la hemeroteca del ABC: gracias a que un día de 1942 (diez de septiembre) murió y el diario publicó su necrológica. Que se me diga que, entonces, sí hubo huella. De acuerdo: pero fue leve.

Como Méndez Bringa, el Regidor fue colaborador habitual de ABC y de BLANCO Y NEGRO, aunque no fuera nunca el favorito de esta revista como aquél, porque de eso sólo podía haber uno: aún pasa. Lo que más interesa en este blog es que también fue ilustrador de las ediciones de Calleja, pero de eso sí que me ha sido imposible encontrar algo.

Sé que durante cuarenta años regentó la cátedra de Dibujo del Colegio Municipal de San Ildefonso hasta su jubilación. Pintor e ilustrador se especializó en los paisajes. El ABC de entonces destaca su carácter eminentemente español, que debe de referirse a los motivos principales de sus obras: el campo y el medio rural, las aldeanías, las gentes camperas que habrá que pensar eminentemte españolas.

Por el buscador del Museo del Prado he sabido de dos de sus principales obras, ambas óleos: PAISAJE CON LAGO y NIÑOS, FUENTE Y CABALLOS. No he sido, sin embargo, capaz de encontrarlas por sitio alguno. Tengo al librero tan cabreado que he pasado buena parte de la mañana esquivando sus zapatillazos. De eso tampoco quedará huella alguna, pues apenas soy aire, pero lo cierto es que me ha abanicado tanto que aún siento partes de mi no afuera, separadas, independientes y puede que extraviadas: espantadas. Ocuparé algunos días buscándome y, quien sabe, podría ser que entre tanto apareciera también algún interesado en Santiago Regidor, alguien mejor documentado que yo.

2 comentarios:

  1. Me ha servido tu comentario para identificar dos óleos que tengo en casa, uno de Regidor (NIÑOS), y otro de Méndez Bringa (TIPOS ANDALUCES), autores de los que hasta ahora nada sabía. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Pues entonces ya tienes algo más que contar que yo, ya ves que no demasiado.

    Tengo sin cerrar esta pequeña serie porque desearía poder decir algo sobre Pepito Zamora, pero la cuestión está durita y lo voy dejando.

    Bueno, saludos, José Ramón, y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar

Comentarios.