jueves, 17 de diciembre de 2009

Número 13.


Porque pertinente sería a estas alturas hacer un resumen de lo mejor del año. Se trata esta de otra de las malas costumbres a las que estoy perfectamente acostumbrado. La verdad es que no resulta fácil hacer una selección aún cuando no he leído demasiadas novedades en 2009 pero, desde luego, LOS TÚNELES DEL PARAÍSO, de Luciano Ejido, ha sido una de la lecturas más cautivadoras y me ha quedado claro que es uno de los libros del año. Más pesimista que lo que acostumbra a gustarme el autor lograba que al asunto no le faltara gracia, desde mi punto de vista porque el detalle de la desgracia tiene muy buenas posibilidades estéticas. Es la historia de quienes trabajaron a la intemperie casi total en la construcción del ferrocarril que uniera a finales del XIX Salamanca con Portugal. La historia de quienes trabajaron en el peor de sus tramos, el que sólo desde la inhumanidad de muchos hombres pudo llevarse a cabo. Tusquets. 390 páginas. 20 euros.

Otro de los que voy a destacar es la reedición de Carmen Martín Gaite de los cuentos titulados EL CASTILLO DE LAS MURALLAS y EL PASTEL DEL DIABLO, que la editorial Siruela recoge en volumen titulado DOS CUENTOS MARAVILLOSOS, que es un título estupendo, por cierto. La fábula que asoma una y otra vez en la novela de Ejido es aquí protagonista absoluta, en ambos relatos. Me encuentro bien dentro de cada erase una vez y los disfruto con la mentalidad infantil de quien más que madurar se conforma con que a veces lo parezca. Particularmente seductor me resultó el segundo de los relatos, con clarísimas reminiscencias del ALICIA de Carroll, que es nuestra Alicia, por supuesto. Por cierto que por ahí tiene el librero separado otro interesante título de la Martín Gaite: EL CUENTO DE NUNCA ACABAR, en el que se dirige al lector para explicarse.

Un tercer título que merece ser destacado es EL MAR DE TODOS LOS MUERTOS. A este se lo puso de portada en el último boletín físico que viajó en sobres y ha sido destacado porque hoy sigue siendo para mí razón suficiente la maravilla o el prodigio o como lo quiera llamar el lector. Están leyendo a uno, que no uno, y la verdad es que no me caigo del todo mal. Prefiero los impresos, el artefacto sobre papel, la expresión: cuando la ficción se mete en terreno real resulta que puede ser. Edita Lumen. De autor argentino que tiene nombre: Javier Argüello. La historia de un escritor que quiere dejar de escribir.

La semana que viene presento lo ultimo que ha llegado a la librería porque dicen que el próximo mes de enero vienen los Reyes Magos. Y porque dice el de la tienda que no existen, que son de mentira. De verdad que no se puede estar más empanao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios.